<
>

Exjugador del Sporting que eliminó al Manchester City con un taconazo ahora quiere ayudar a los jugadores a invertir su dinero

play
Chelís considera que el Manchester City tiene la necesidad de descansar a sus titulares (1:00)

Con la ventaja 5-0 en el juego de ida y las distintas competencias que enfrenta el equipo de Guardiola, José Luis Sánches Solá ve necesaria una rotación en el plantel. (1:00)

Diez años después, el gol del brasileño aún es recordado por la afición alviverde y el carioca estuvo presente en el primer partido de la eliminatoria

Prácticamente eliminado de los octavos de final de la Champions League, tras perder 5-0 ante el Manchester City en la ida, el Sporting vivía un escenario completamente diferente hace diez años. En la temporada 2011-12, el club portugués eliminó al multimillonario conjunto inglés en los octavos de final de la Europa League con un gran taconazo del defensa brasileño Xandão, exjugador del Sao Paulo.

Señalado como gran favorito, el City dirigido por Roberto Mancini lideraba la Premier League y contaba con un equipo repleto de estrellas con nombres como Kompany, Yaya Touré, David Silva, Nasri, Balotelli, Agüero, Dzeko, entre otros.

Por otro lado, el equipo alviverde se encontraba en la cuarta posición del Campeonato de Portugal y había colocado a Ricardo Sá Pinto, entonces entrenador de los juveniles, como comandante del equipo principal.

Además, el City había goleado previamente al Porto, que lideraba la liga portuguesa. Un escenario que provocó cierta prepotencia por parte de los jugadores de la plantilla inglesa.

"En algunas entrevistas dijeron cosas que Sá Pinto utilizó para despertar nuestro orgullo. Recuerdo que Dzeko dijo que no conocía a los jugadores del Sporting. Venían con un aire de orgullo, que jugó en contra ellos", dijo.

"En el partido anterior contra el Vitória de Setúbal cometí un error y el equipo perdió. Estaba muy molesto y pensé que ese error me podía sacar del partido más importante de mi vida y lloré después en casa con mi mujer".

"Pero el entrenador nos llevó al CT y dijo frente a todos que yo era el único titular garantizado en el partido. Eso me motivó mucho y solo me concentré esta semana en jugar el mejor partido de mi carrera. Quería devolver la confianza que recibí", recordó.

Y Xandão no defraudó. Brilló en el José Alvalade y ayudó al Sporting a mantener la portería a cero. Además, a los seis minutos del segundo tiempo, se consagró al aprovechar el rechace del portero Joe Hart tras un remate de Matías Fernández.

"Fue el gol más importante de mi carrera, no solo por la belleza, sino por todo el contexto. Me posicioné para tomar el rebote del tiro libre porque el City estaba marcando por zona. Fue una jugada muy rápida y Hart me tapó el tiro. Se me quedó el balón, estaba de espaldas a la portería y no tuve muchas opciones. Pasan millones de cosas en milésimas de segundo, pero probé el taconazo y estoy muy contento".

"No podía creer la celebración, escuché la explosión del público y fue una gran emoción. ¡En una semana fui del infierno al cielo! Celebramos mucho después en el vestuario y yo estaba muy feliz", dijo.

En el siguiente partido, en Manchester, los portugueses se colocaron 2-0 en el marcador, pero City remontó a 3-2, sin embargo, Sporting se clasificó por los goles marcados fuera de casa. De regreso a Lisboa, el equipo fue recibido por miles de aficionados durante la noche.

"Nos relajamos un poco y pensé que estaríamos eliminados. Sufrimos mucha presión. Rui Patrício hizo un milagro en un cabezazo de Joe Hart y fue nuestro héroe. En Portugal fue una fiesta bonita, era un río verde alrededor de nuestro autobús", admitió.

Unos meses después, el Manchester City se proclamó campeón de la Premier League con un gol de Agüero, rompiendo una sequía de 44 años sin el título inglés. El Sporting eliminó al Metalist, de Ucrania, antes de caer ante el Athletic de Bilbao en semifinales de la Europa League.

Diez años después, el gol del brasileño aún es recordado por la afición alviverde y el carioca estuvo presente en el primer partido de la eliminatoria.

"Me mandaron tantos mensajes por las redes sociales tras el sorteo de la Champions, fui a Portugal a ver el partido de ida. Di muchas entrevistas y fue sensacional, lástima que perdió el Sporting", lamentó.

RETIRO

Xandão comenzó su carrera futbolística como delantero antes de convertirse en defensa y probarse con grandes clubes como Grêmio y São Paulo y Corinthians hasta que fue aprobado en Guaraní, en el que se convirtió en profesional. Luego pasó por Athletico-PR, Fluminense, São Paulo (2010 a 2012) y Grêmio Barueri.

En Europa defendió al Sporting, Kuban Krasnodar-RUS, Anzhi-RUS, Gijón-ESP y Cercle Brugge-BEL. Luego jugó en Red Bull Brasil, Guaraní y Persija Jakarta, su último club en 2019. "En mi último partido como profesional logré marcar dos goles, algo inédito en mi carrera", recordó.

A principios de 2020, regresó a Brasil para que su esposa se sometiera a un tratamiento para poder tener un hijo.

"Llevábamos diez años tratando de quedar embarazados y no funcionó. Conseguimos un especialista en fertilidad y el embarazo era de alto riesgo, casi aborta".

"Mi hija nació de forma prematura y tuvo que permanecer en la UTI. También tuvo una apnea y pudo haber muerto, pero todo salió bien. Por todo eso, le pusimos el nombre de Vitória", dijo.

Xandão rechazó propuestas de varios clubes en ese momento y se quedó todo el año para cuidar a su familia. Además, llegó la pandemia, que hizo que el zaguero pusiera el deporte en un segundo plano. Anunciará públicamente su retiro en las próximas semanas.

"No tenía un proyecto interesante para seguir compitiendo a un alto nivel y que desde el punto de vista económico que fuera bueno. Mi mente ya no está 100% centrada en el fútbol y preferí parar. Siempre me he preparado para la vida después del fútbol e hice mis inversiones. Además, ayudé a mis compañeros en esto desde la época de São Paulo. Ahora estoy estudiando para sacar las licencias para dar oficialmente asesoría financiera a los jugadores porque nuestra carrera es muy corta", concluyó.