<
>

El recuerdo de Liga de Quito 2008, el único campeón ecuatoriano de la Libertadores

Un momento histórico vivió todo el futbol ecuatoriano. cuando el 2 de Julio de 2008 la Liga Deportiva Universitaria de Quito gritó campeón de la Copa Libertadores en el Maracaná frente a miles de hinchas del Fluminense. Es, aún hoy, el éxito más importante de la historia del fútbol nacional.

Fue una Copa Libertadores circular para el Albo, debutó ante el equipo brasilero que luego se vería las caras en la final; algo similar como ocurrió con River Plate y Tigres U.A.N.L en el 2015. El primer partido fue reñido ante Fluminense el 20 de febrero en el estadio Rodrigo Paz, un preludio de lo que iba a suceder en la final entre ambos. Aunque el equipo de Bauza comenzó de menor a mayor en este certamen, creciendo con el correr de todos los partidos en esta copa.

Su segundo compromiso ante Libertad fue muy difícil en el Casa Blanca, de hecho, el árbitro Oscar Ruiz expulsó a los 44 minutos del primer tiempo a Enrique Vera y el Albo tuvo que pasar un tiempo entero con 10 hombres. Además, el conjunto guaraní se mostró aguerrido y llegaba con facilidad al arco de Cevallos, que de a poco se transformaba en figura. Pero cuando lo grupal no sale, tiene que llegar la individualidad, Patricio Urrutia clavó un bombazo de aproximadamente de 30 metros al ángulo de González. Un verdadero golazo y muy recordado por la afición del Albo, a partir de ahí Liga liquidó el encuentro con un gol de Guerrón para llevarse tres puntos de local y empezar a encaminar su clasificación.

La clave de la clasificación en la fase de grupos estuvo en los dos partidos ante Arsenal de Sarandí. El primer fue en Buenos Aires, el equipo argentino había ganado la Copa Sudamericana 2007 y se hacía fuerte de local. El Albo sufrió la localia del equipo de azul y rojo en el primer tiempo donde Cevallos otra vez respondió eficientemente. El segundo tiempo, una de las armas del equipo del Patón era el contragolpe y la velocidad de Guerrón. De esta manera a casi 15 minutos del final, luego de una gran asistencia de Claudio Bieler, la velocidad de Guerrón permitió que el arquero del Arse llegará un segundo antes y le cometiera penal. El encargado de la definición fue el Pato, para que el Albo consiguiera su primer triunfo en suelo argentino.

El segundo partido ante el conjunto argentino se jugaba en el Rodrigo Paz Delgado, si Liga ganaba aseguraba en gran parte su clasificación, ya que debía viajar a Paraguay y a Rio de Janeiro los próximos dos compromisos. Para los dirigidos por Alfaro era todo o nada, si no ganaba en Ecuador quedaba prácticamente eliminado de la Copa. De hecho, Liga se recuperó del primer golpe de los dirigidos, en ese momento, por Gustavo Alfaro, que con un golazo de Leguizamón querían soñar con dar el golpe. Pero el Albo, en una de sus mejores presentaciones, mostró todo su fútbol y piso fuerte en la Libertadores, goleó a Arsenal 6 a 1, transformándose en una de las mayores goleadas de un equipo ecuatoriano a un argentino.

Los otros dos partidos Liga sufrió dos derrotas consecutivas, ante Libertad en Asunción y ante Fluminense en Rio. La primer fue por 3 a 1 y la segunda 2 a 0. Aunque el trabajo para los dirigidos por el Patón estaba hecho y lograron la clasificación en la segunda ubicación detrás del conjunto brasilero. Uno de los puntos flojos del Albo, en esa primera fase, era cuando jugaba de visitante algo que con el correr de los partidos comenzaría a mejorar.

El primer partido de octavos de final fue ante Estudiantes de La Plata en el estadio Rodrigo Paz. En un partido parejo donde ambos equipos mostraron sus armas. El conjunto argentino llegó un poco más en los primeros 45 minutos. Pero el segundo tiempo fue un monologo de Liga. Joffre Guerrón demostraría, ya en ese partido, su gran nivel en todo el certamen. Luego de pasar con su velocidad y fuerza a Leandro Benítez, saco un bombazo que fue imposible para Mariano Andújar. El segundo gol llegaría de la mano de Damián Manso para que Liga vaya a La Plata con una buena diferencia de goles. La vuelta en el estadio Único, el que pegó primero fue el Albo cuando Bolaños sacó un remate cruzado, después de un tiro libre indirecto, para que el equipo del Patón se ponga arriba en el marcador obligando a Estudiantes a ser 4 goles. El Pincha ganó el partido, pero no le alcanzó para avanzar a la siguiente ronda de la Copa Libertadores y los dirigidos por Bauza no cambiaban de destino en la próxima iban a visitar nuevamente Buenos Aires para enfrentar a San Lorenzo, que había protagonizado la heroica ante River Plate con 9 jugadores.

El partido en el estadio Pedro Bidegain tuvo un momento clave en la serie a favor de los Albos. Un blooper de Agustín Orión terminaría en gol de Claudio Bieler para que Liga obtuviera el gol de visitante que necesitaba para la vuelta. Sin embargo, rápidamente el equipo de Boedo respondió y con un buen tiro libre de Adrián González forzaron el empate para que los dirigidos por Ramón Díaz sueñen con el triunfo. Finalmente, el partido termino igualado y el conjunto del Patón se llevaba una buena diferencia para Quito. La vuelta en el Casa Blanca fue uno de los partidos más difíciles que tuvo Liga en esta Copa Libertadores. El Albo comenzó ganando 1 a 0 con un golazo de Manso, esa anotación vino incluida con la expulsión de Juan Manuel Torres por un pisotón a Vera. Parecía todo favorable para los dirigidos Bauza, pero al comienzo del segundo tiempo Gonzalo Bergessio se elevó, luego de un córner, y de cabeza puso en igualdad la serie. A pesar de contar con un hombre menos, San Lorenzo planteó un fútbol ordenado en su defensa, donde se erigió con luz propia Gastón Aguirre, con efectivas marcas para jugadores como Joffre Guerrón y Luis Bolaños. En los penales, Cevallos demostraría porque sería una de las figuras de este equipo en la copa, Liga ganaría 5 a 3 y pasaría a su tercera semifinal en su historia.

El primer partido de las semifinales iba a hacer en México ante América. Uno de los mejores partidos del equipo del Patón, donde Guerrón y Bolaños demostrarían todo su potencial en el ataque del equipo visitante. Fue uno de los mejores partidos de Liga en la copa, por como se le plantó al rival y sobre todo porque dominó en su cancha a uno de los equipos más poderosos de México. El primer gol llegaría luego de un avance por la banda de Guerrón, logró sacar un centro frente a la marca de Iñigo para que Bolaños marque el primer gol del partido para los dirigidos por Bauza. El empate llegaría por una pelota parada que aprovechó Esqueda, para que las Águilas marcarán el empate y no se vayan derrotados del Azteca. La vuelta, el conjunto de Quito demostró otra vez un gran nivel, lo único que le falto fue el gol para llevarse el triunfo. La gran figura de esa noche fue Franklin Salas que demostró ser intratable para las Águilas. El equipo mexicano sufriría dos expulsiones, la de Sánchez y Argüello, sin embargo, el Albo no pudo convertir y se terminaría clasificando a su primer final, gracias al gol de visitante conseguido en México. La final era ante el primer equipo que enfrentó en la Libertadores y que también llegó por primera vez a una instancia decisiva, el Fluminense.

La final en el Rodrigo Paz Delgado tendría a un solo protagonista en el primer tiempo. Los dirigidos por el Patón aprovecharían el empuje de su gente en un partido inolvidable para todos los hinchas del Albo. Cuatro goles en un tiempo y una gran demostración del efecto Bauza, sobre todo en la pelota parada. El Tata Bieler puso el primer para delirio de todo Quito, sin embargo, Darío Conca, luego de una gran ejecución de tiro libre, pondría el empate transitorio para el Fluminense. Pero luego de la anotación del delantero argentino, el conjunto local marcaría tres goles. Joffre Guerrón aprovecharía una serie de rebotes para clavar un remate potente y convertir el segundo gol. Las otras dos anotaciones llegarían de igual forma, centro al primer palo, un jugador del Albo desviaba el balón para convertir en el arco de Fernando Henrique. En los segundos 45’, Flu convertiría el segundo gol, gracias a un cabezazo de Thiago Neves (gran protagonista en la final) para que el conjunto brasilero viaje con una desventaja menor al Maracaná.

La vuelta fue ante un estadio repleto de hinchas de Fluminense y presentaba un desafío muy difícil para los dirigidos por el Patón. Sin embargo, Bolaños, luego de una gran jugada de Joffre Guerrón, pegaría primero para que Liga sueñe con liquidar la final desde el arranque. Fue una ráfaga en esos primeros minutos los dirigidos por él Patón y estuvo a punto de darle el golpe de KO al equipo local. Aunque, el Fluminense de la mano de Thiago Neves, llevaría la definición a los penales. En el tiempo extra, Bieler marcaría el segundo para que el Albo pudiera gritar campeón antes de llegar a los penales, pero el asistente argentino Hernán Maidana vio offside y condenó el partido a la definición por penales. En la tanda, Cevallos se hizo gigante y atajaría tres penales en esa definición; y uno al goleador de esa final Thiago Neves. El Albo ganaría 3 a 1 por penales y rompería el maleficio de los ecuatorianos en el certamen continental.