<
>

Franklin Salas le brindó su apoyo a Byron Castillo

captura.

Franklin Salas, ídolo de Liga de Quito salió a hablar sobre el tema del momento, y brindó todo su apoyo a Byron Castillo, que está atravesando un difícil momento.

El exjugador Albo recordó cuando él también tuvo que jugar mientras atravesaba un difícil momento y cómo lo sufría cada vez que salía a la cancha: “Es complicado. Sí da tristeza ese tipo de cosas, porque (Byron) todavía es chico y no tiene la madurez necesaria. Pero también debe saber que esto es fútbol. Yo pasé por algo muy parecido o peor (cuando fue acusado falsamente de violación), a cancha que yo iba me gritaban de todo. Para mí también hubiera sido fácil decir ‘ya no soporto estos insultos, me están haciendo quedar mal, me duele mucho lo que gritan’, me pongo a llorar y me salgo del partido”, confesó Salas y agregó: “Pero uno no conoce la vida de cada persona, la personalidad de cada jugador. Capaz que a él le falta un poquito lo de la personalidad, de saber que no es monedita de oro. Espero que el chico vaya mentalizando que esto es el fútbol, es muy cruel, pero también es de mucha alegría cuando te va bien”, apuntó el Mago en una entrevista para Mach Deportes’(105.3 FM).

Salas también hizo referencia al momento de Byron Castillo, cuando el joven defensor le pidió el cambio a Jorge Célico, en el partido del pasado fin de semana: “Está jugando en un grande del Ecuador y al rato de que haga algo, lo van a tachar. Y le van a defender los hinchas de su equipo, si las cosas las está haciendo bien. Y lo van a acabar los hinchas de los otros equipos porque eso es el fútbol, eso es el folclore. De mi parte era lo mismo: me defendían los de LDU, porque hacía bien las cosas y estaba ganando títulos, mientras las otras hinchadas me acababan a insultos, me decían de todo”, apuntó el Mago y afirmó: “Pero yo, por mi personalidad, mi forma de ser y también cuando tú sabes que no has hecho nada malo, al llegar a la cancha esos insultos se vuelven motivación. Y de esa forma me manejé”, rememoró Salas.