<
>

Se cumplen 46 años de la Liga de Cruyff que terminó con 14 años de sequía en el Barcelona

play
Barca rechazó propuesta de rebaja salarial (2:51)

En Jorge Ramos y Su Banda, Moisés Llorens informó que el presidente Josep Maria Bartomeu se reunió con los capitanes del equipo para encontrar una fórmula que permita reducir una parte del salario de los jugadores mientras dure la crisis del coronavirus. (2:51)

BARCELONA -- Campeón de Liga en ocho de las últimas once temporadas, el Barcelona, que suma diez títulos en el campeonato durante este siglo XXI, disfruta de un presente inverosímil si se echa una mirada a su pasado. Desde 1990, en los últimos 30 años, el club azulgrana ha acumulado un total de 50 trofeos... En los 30 anteriores, entre 1960 y 1990, conquistó 17, apenas un tercio. Otros tiempos.

Y de esos 17 campeonatos, acaso el más legendario de todos sea el título de Liga que logró en 1974, del que este siete de abril se cumplen 46 años. Legendario porque rompió una sequía, impensable hoy en día, de 14 temporadas sin ganar el trofeo y que se logró bajo el liderazgo de un Johan Cruyff que, fichado en agosto de 1973, convirtió la habitual depresión del Camp Nou en alegría.

‘¡Mamita campeonamos!’ bramó desde Gijón Hugo Cholo Sotil al teléfono, conversando con su madre, allá en Perú, después de ganar en El Molinón al Sporting por 2-4 y sentenciar oficialmente, con cinco jornadas de adelanto, un título que el Barça comenzó a abrazar desde el momento en que, un 28 de octubre de 1973, Johan Cruyff tuvo el permiso oficial para debutar.

El equipo azulgrana era en aquel momento, jugadas siete jornadas, 16º en la clasificación, con solo dos victorias... Y afortunado de que el líder, el Valencia, apenas sumaba cuatro puntos más o que el Real (https://espndeportes.espn.com/futbol/equipo/_/id/86/real-madrid) Madrid, solo le aventajaba en uno. Era el escenario perfecto y fue el despertar brutal de un equipo que saludó el estreno de Cruyff goleando al Granada en el Camp Nou (4-0) para enlazar 26 fechas sin perder hasta aquel siete de abril en que cantó el alirón.

Fue la temporada que aplastó al Real Madrid en el Bernabéu con un 0-5 mítico, convertido en el símbolo de una generación de culés como punto máximo de la superioridad de aquel Barcelona que no ganaba la Liga desde 1960 y que en esos 14 años de penurias solamente había conquistado cuatro títulos (tres de Copa y uno de Copa de Ferias).

Fue, cierto, apenas una gota en el océano porque el Barça enlazaría a partir de ahí otros once años sin volver a ganar la Liga (hasta 1985), pero en la retina de los aficionados veteranos siempre quedó como La Liga de Cruyff.