<
>

Koeman busca en la final ante el Athletic su primer título como entrenador del Barcelona

BARCELONA -- Ronald Koeman, coleccionista de títulos con 27 trofeos en su palmarés (19 como jugador y 8 como entrenador) desde que en 1985 conquistó la Eredivisie como futbolista del Ajax, disputará este domingo su primera final con el Barcelona 26 años después de la más reciente, cuando a las órdenes de Johan Cruyff y en su última campaña como jugador del Barça ganó la Supercopa de España al Zaragoza.

El holandés, que puede estrenar su vitrina como técnico azulgrana, suma 8 campeonatos desde que en 2002 logró, también con el Ajax, la Eredivisie, dos años y medio después de abandonar su puesto en el cuerpo técnico de Van Gaal en el Barça para iniciar su carrera como entrenador en jefe con el Vitesse.

Supercampeón en los Países Bajos con el Ajax primero y con el AZ después, y en Portugal con el Benfica, con el Barça aspira a lograr el título español frente al Athletic de Bilbao en el que sería el noveno trofeo personal en su carrera de entrenador y primero como azulgrana después de haber conquistado diez campeonatos en su faceta de futbolista entre 1990 y 1995.

Durante su carrera como futbolista Ronald disputó un total de 20 finales divididas entre Ajax, PSV, Barcelona, Feyenoord y selección holandesa, con un saldo de 11 victorias y 9 derrotas. Como entrenador, al frente de Ajax, Benfica, PSV, Valencia, AZ y selección, el hoy técnico del Barça sumó nueve finales de las que venció 5 y perdió 4. La última de ellas al frente de Países Bajos y contra Portugal en la final de la Nations League.

DESEMPATE EN AZULGRANA
Desde su fichaje por el Barcelona en el verano de 1989 (aunque éste se hizo oficial el 21 de enero de aquel año) y hasta su marcha al Feyenoord al acabar la temporada 1994-95, Koeman disputó 264 partidos oficiales de azulgrana y conquistó diez títulos: cuatro de Liga, tres de Supercopa de España y una Copa de Europa, una Supercopa de Europa y una Copa del Rey.

Durante su permanencia en el Camp Nou, además, disputó 12 finales, de las que venció en seis y perdió las restantes, por lo que el holandés tendrá este domingo la oportunidad de desempatar esta estadística que comenzó con derrota ante el Milan y acabó con victoria contra el Zaragoza.

El holandés inauguró su palmarés de finales perdiendo la Supercopa de Europa de la temporada 1989-90 ante el Milan (disputada a doble partido) por 1-2. Tras igualar en el Camp Nou (1-1), un solitario gol de Evani en San Siro el 7 de diciembre de 1989 le dio el título a los italianos. Cuatro meses después, en Mestalla, levantó su primer trofeo como barcelonista al ganar la final de Copa del Rey (2-0) al Real Madrid de la Quinta del Buitre.

En diciembre de 1990 su Barça fue derrotado por el Real Madrid (1-5 global) en la Supercopa de España, y el 15 de mayo de 1991, tres días después de proclamarse campeón de Liga en España, perdió la final de la Recopa de Europa ante el Manchester United por 1-2.

En octubre de 1991 ganó la Supercopa de España (2-1 global) al Atlético de Madrid y el 20 de mayo de 1992 alcanzó la eternidad al conquistar la primera Copa de Europa del Barça en Wembley, imponiéndose a la Sampdoria con su legendario gol en la prórroga. Ya en la siguiente campaña, en noviembre, repitió Supercopa de España contra el Atlético (5-2) un mes antes de sufrir la decepción de la derrota en la Intercontinental disputada en Tokio y en la que el Barça perdió (1-2) frente al Sao Paulo de Telé Santana.

El 10 de marzo de 1993 el Barça de Koeman logró su primera Supercopa de Europa al imponerse en la final a doble partido al Werder Bremen alemán por 3-2, ocho meses antes de que nuevamente el Real Madrid le derrotara por 4-2, también a doble partido, en la Supercopa de España.

Aquello ocurrió seis meses antes de la probablemente derrota más triste de su carrera como azulgrana, el 18 de mayo de 1994 en Atenas y aplastado por el AC Milan (0-4) en Atenas. Su última final, y su último título, como jugador del Barcelona lo logró en la Supercopa de España que le enfrentó al Zaragoza y que el equipo azulgrana venció a doble partido por 6-5, aunque Koeman no disputó el partido de vuelta en el que Johan Cruyff solventó darle descanso.