<
>

A un mes de las Eliminatorias: así llegará Ecuador a la doble fecha

Si hubo una Selección que no disfrutó del largo receso de las Eliminatorias, fue la de Ecuador. La Tri ganó los últimos tres partidos, dos de los cuales fueron sorprendentes goleadas contra candidatos como Uruguay y Colombia, y demostró potencial como para dar pelea en serio por la clasificación a la Copa del Mundo. Gustavo Alfaro y sus jugadores podrían haber aprovechado ese envión en partidos posteriores, pero la pandemia obligó a suspender la doble jornada de marzo y puso más de seis meses entre la cuarta jornada y la que se jugará en junio.

De todos modos, y a pesar de que se vio imposibilitado de explotar la oportunidad de mantener el paso ganador lo más rápido posible, Ecuador llega muy bien al duelo ante Brasil en Salvador de Bahía. El ánimo sigue alto y la confianza de los jugadores en un cuerpo técnico que solo dirigió cinco partidos es total. Además, muchos elementos del plantel están en un gran momento y ya quedó demostrado que los jóvenes se complementaron de forma natural con los más experimentados.

El 17 de noviembre de 2020, la Selección ecuatoriana goleó 6-1 a Colombia en el estadio Rodrigo Paz Delgado y dio un golpe de autoridad a todo el continente. Después de la derrota módica contra Argentina en la Bombonera, la gran goleada sobre Uruguay como local y la victoria en La Paz, la media docena a los colombianos sirvió para despejar dudas: aquel equipo que había deambulado en las últimas Eliminatorias se había convertido en un adversario peligroso para cualquiera, en un candidato más a sacar el pasaje a Qatar.

Hoy, Ecuador está tercero, solo por detrás de los gigantes Brasil y Argentina, y es el conjunto más goleador de la clasificación, con 13 tantos en cuatro partidos. Las muy buenas sensaciones de fines de 2020 siguen firmes: gran poderío ofensivo, una localía otra vez muy fuerte e indicios de un mejor trabajo en defensa gracias a un entrenador que de eso sabe y mucho.

En los últimos meses y al igual que el resto de los competidores de las Eliminatorias, la Tri casi no pudo competir. Sí pudo jugar un amistoso frente a Bolivia y al menos sumar algunos entrenamientos en el receso europeo de marzo. En aquel microciclo compartieron plantel nombres inamovibles como Alexander Domínguez, Christian Noboa, Fidel Martínez, Michael Estrada y Ángel Mena con otros que están listos para sumarse, como Damián Díaz, José Carabalí y Jhonny Quiñonez.

Si en las próximas semanas no sucede nada lamentable, Gustavo Alfaro podrá contar con la base de la alineación que venció a Bolivia de visitante y a Colombia de local. Domínguez, Robert Arboleda, Xavier Arrega, Mena, Moisés Caicedo y Estrada jugaron como titulares en ambos partidos y todos están en condiciones y con continuidad, excepto el hombre de Brighton, que está en pleno proceso de adaptación al fútbol inglés pero que es clave en la idea del DT argentino y mantendrá su lugar.

Otros jugadores fundamentales, como Pervis Estupiñán, Angelo Preciado, Jhegson Méndez y Carlos Gruezo también están en buen estado físico, mientras que Adolfo Muñoz, Joao Rojas y Beder Caicedo sufrieron algunos problemas pero llegarán en actividad al partido contra Brasil.

Párrafo aparte merece el gran momento goleador y de forma de varias piezas importantes del equipo nacional. Leonardo Campana, atacante muy valorado por Alfaro, marcó sus primeros goles en el fútbol europeo justo antes de sumarse al seleccionado; Gonzalo Plata brilló en el equipo B de Sporting y ya regresó al plantel principal: Noboa es figura por generación de juego y goles en Sochi; Estrada, Mena y Martínez rompen redes en México; Jhojan Julio comenzó muy bien la MLS y Jordy Caicedo, quien todavía no fue citado, hace méritos en Bulgaria.

Ecuador, la gran revelación de las primeras cuatro fechas de las Eliminatorias, llega a la reanudación en gran momento futbolístico y anímico. Quizás eso, sumado a la calidad de varios de sus jugadores, sea la clave para dar el golpe y quedarse con la soñada clasificación. El camino recién comienza, pero las bases están firmes.