<
>

Las conclusiones de una doble fecha de Eliminatorias preocupante para Ecuador

La Selección de Ecuador cerró la primera doble fecha de Eliminatorias de 2021 sin puntos y con una sensación de retroceso que incomoda después del gran gran comienzo el año pasado.

Más allá de las dos derrotas, lo que más preocupa fue el nivel del equipo, tanto individual como colectivo. No hubo respuestas ante la adversidad y tampoco hubo iniciativa cuando se lo necesitó.

Tras la primera derrota en Quito, Gustavo Alfaro fue claro: "Me preocupan las desconcentraciones. Estuvimos muy estáticos, se careció de agresividad y movilidad". Quizás allí estén los problemas más notorios de la Tri.

En Brasil, Ecuador se plantó bien al comienzo pero luego se quedó sin energías y no tuvo argumentos frente al cómodo líder. Ante Perú fue al contrario, salió a la cancha con demasiada tranquilidad, como si supiera que tarde o temprano lo ganaría y perdió la iniciativa ante un adversario que estuvo mucho más concentrado y competitivo.

"Estamos muy pasivos", gritó Alfaro varias veces. Y es cierto, era llamativo ver la falta de movilidad, uno de los atributos más importantes de un seleccionado que se caracteriza por su juego físico, sobre todo de local. Además hubo imprecisiones durante los noventa minutos y tampoco se llegó a acorralar a los peruanos, más allá de que en la segunda etapa sí se atacó más y mejor.

Los rendimientos individuales también fueron muy bajos. Ninguno de los laterales gravitó en ataque y todos fallaron en defensa. Moisés Caicedo estuvo lejísimos de su nivel habitual y se extrañó y mucho a Carlos Gruezo en Quito. Entre los delanteros, solo Gonzalo Plata dio buenas respuestas.

Las Eliminatorias son largas y permiten recuperarse, por eso quizás este golpe sea en el momento justo para que el equipo no se confíe en las buenas virtudes mostradas en los primeros cuatro partidos. Alfaro deberá tomar nota y sacar conclusiones. Y trabajar sobre todo en el aspecto mental, porque Ecuador aún está lejos de haber ganado algo.