<
>

Con un try de Isa, Toulon superó a Leicester y jugará la final de la Challenge Cup ante Bristol

Este viernes se disputó la primera semifinal de la Challenge Cup y, en tiempo extra, Bristol superó al Bordeaux francés de Guido Petti y Santiago Cordero. Así la cosas, el conjunto inglés en el que se destacó Semi Radradra, se ganó un lugar en la gran final.

Instancia en la que se medirá con el Toulon francés, que con un try de Facundo Isa (ingresó desde el banco de los suplentes) superó al Leicester de Inglaterra por 34-19.

TOULON 34-19 LEICESTER (sábado)
Gran comienzo del equipo francés, que a los 8' minutos de juego iba a marcar el primer try del partido. Sergio Parisse sacó provecho de su potencia y experiencia, le quitó de las manos la pelota a Tomás Lavanini (titular en Leicester) y gestó una excelente jugada que terminó con el centro Bryce Heem en el ingoal rival. Otro de los que estuvo encendidos en el conjunto local fue el wing Gabin Villiere, quien se dio el lujo de apoyar por duplicado para los franceses. La conquista que definitivamente iba a sentenciar la historia iba a ser la del tercera línea argentino Facundo Isa, quien recibió en la bandera y apoyó. Por el lado del elenco inglés, Lavanini se fue amonestado por un tackle a destiempo sobre Louis Carbonel.

BRISTOL 37-20 BORDEAUX (viernes)
Si bien es cierto que el resultado podría dar la sensación de una disparidad importante, lo concreto es que fue un partidazo. Más parejo, casi imposible... Fue golpe por golpe. El primer try del partido, de hecho, lo iba a apoyar el apertura del conjunto francés Matthieu Jalibert a los 11' luego de una gran medialuna a puro cambio de paso. De todas maneras, con un Semi Radrada encendido, el equipo local iba a responder mediante Steven Luatua (38') y Max Malins (51'). En la visita, tanto Guido Petti como Santiago Cordero fueron titulares. Tan parejo iba a ser el partido durante los 80 minutos, que el 20-20 que mostraba el marcador obligó a ir al tiempo extra. Ahí sí, Bristol iba a golpear rapidito e inclinar la balanza definitivamente a su favor. Dos tries en 6 minutos (Max Malins -de nuevo- y Piers O'Conor) iban a sentenciar la historia y así la clasificación de su equipo a la gran final de la competencia europea.