<
>

El nuevo Kyrgios: ¿sensato y conservador?

Las últimas semanas fueron convulsionadas en el mundo del tenis: el nuevo y ajustado calendario, de la ilusión al desencanto en el Adria Tour y Alexander Zverev yendo a una fiesta cuando debía hacer cuarentena. En esta nueva normalidad, Nick Kyrgios pareciera ser la luz de la sensatez.

¿EL VIEJO KYRGIOS?

-"Mi objetivo no es ganar Grand Slam. Solo quiero jugar a mi manera, pasármelo bien y jugar. No creo que mi cuerpo aguante siete partidos en un Grand Slam, potencialmente jugando tres o cuatro horas en cada partido. Si pudiera, me gustaría irme de cervezas después de jugar. Solo quiero relajarme. Creo que el deporte se toma demasiado en serio".

-El partido ante Federer en Laver Cup que iba ganando y se distrajo mirando una chica en la tribuna: "Estaba jugando con Fed y fue un: "Maldición. Quiero llevarla a tomar un trago. Las europeas del este tienen mi corazón".

-Dijo que jugó borracho ante Nadal en Cincinnati 2017. Y también que no lo respeta.

¿EL NUEVO KYRGIOS?

-"Estoy enojado con el mundo del tenis, de verdad. ¿Cómo pueden ser todos tan egoístas?", dijo este lunes tras ver a Zverev en una fiesta, seis días después de haberse testeado por covid (con resultado negativo) y prometido que haría cuarentena.

-"Lo hicimos América. Hemos aplanado la curva", dijo en relación al alto número de contagios por coronavirus en Estados Unidos, donde regresará el circuito en agosto con Washington, Cincinnati y US Open.

-"No me digan que algo que yo haya hecho es irresponsable o estúpido, esto se lleva el premio", tuiteó el australiano cuando se conocieron los contagios del Adria Tour. Kyrgios citó en su tuit el video en el que se ve a Djokovic, Zverev, Dimitrov y compañía en una fiesta en Belgrado.

-"Si alguien no está trabajando/teniendo ingresos y está sin comida, o las cosas están difíciles, por favor no se vayan a dormir sin nada en la panza. No tengan miedo o verguenza de mandarme un mensaje directo. Estaré más que feliz de compartir lo que tengo. Aunque sea una bolsa de fideos, una rodaja de pan o leche. Lo dejaré en tu puerta, sin hacer preguntas", dijo en abril cuando había cuarentena en Australia.

Tal vez no haya contradicciones entre los hechos del viejo y el nuevo Nick: rebelde e infantil en momentos no tan dramáticos y un adulto responsable en cuestiones importantes.