<
>

A 19 años de un boicot con las Williams de protagonistas

play
El último Serena-Venus... (5:50)

La menor de las Williams arrasó en el US Open 2018. Dos años después se vuelven a ver las caras en Lexington. (5:50)

El episodio que desencadenó la historia ocurrió en 2001, cuando las hermanas Williams debían chocar en semifinales de Indian Wells.

Una lesión impidió que Venus se presentara, pero alimentó especulaciones de que Richard, el padre de las Williams, estaba detrás de la decisión y era quien digitaba quién ganaba entre ellas.

Cuando Richard y Venus aparecieron en el estadio para la final, todo el público los abucheó. Incluso el padre de las hermanas denunció haber sido objeto de insultos racistas.

Serena ganó aquella final ante Kim Clijsters y no volvió por 14 años. Tampoco lo hizo Venus, que demoró un año más su regreso al desierto californiano.

"No fue fácil olvidar las horas que pasé llorando en el vestuario después de ganar aquel título. De la vuelta a Los Angeles sintiendo que había sufrido la peor derrota de mi carrera: no en un partido de tenis sino en la lucha por la igualdad", recapituló Serena antes de su retorno en 2015.

Sin embargo, los condimentos para Serena eran otros: la reciente maternidad, el primer torneo en su vuelta a las canchas y el hecho de enfrentarse a su hermana antes de una instancia de octavos de final por primera vez desde ¡1998!

De 2001, la semifinal frustrada y todo lo que vino después, la menor de las Williams parece haber pasado la página: "Literalmente ni pensé en aquello. Pasaron 17 años, es una eternidad".

Pandemia mediante las hermanas reeditarán el duelo por vez 31 (Serena se impone 18-12) y todos contentos.