<
>

Tegla Loroupe, una campeona más allá de las pistas

www.freepik.es

La década del '90 estuvo marcada por la supremacía de una camada de atletas africanos, entre los que se encuentra la keniata Tegla Loroupe, quien desarrolló su carrera deportiva como corredora de pista y luego en asfalto al pasarse a las largas distancias, y luego de retirarse se convirtió en portavoz mundial de la paz, los derechos de las mujeres y la educación. De su paso por el deporte competitivo Tegla ostenta los récords mundiales de 25 y 30 kilómetros y en su momento fue poseedora del récord mundial de maratón, siendo la primera mujer africana en conseguirlo. Esta plusmarca fue obtenida el 19 de abril de 1998, y la conservó hasta el 30 de septiembre de 2001. Además, fue veces campeona del mundo de medio maratón, fue también la primera mujer africana en ganar el maratón de la ciudad de Nueva York, prueba que conquistó dos veces. Entre sus conquistas en pruebas de 42k internacionales también se cuentan las maratones de Londres, Rotterdam, Hong Kong, Berlín y Roma.

Tegla Loroupe nació el 9 de mayo de 1973 en la aldea de Kapsait, en Kenia, unos 600 kilómetros al norte de Nairobi. Su padre y su madre pertenecen a la tribu Pokot, un grupo étnico nilótico que habita partes del norte de este país africano, así como en el este de Uganda y el sur de Etiopía. Al ser los Pokot una cultura polígama, su padre tenía cuatro esposas, y Tegla se crio con 24 hermanos, pasando su infancia trabajando en el campo, cuidando ganado y cuidando a sus hermanos y hermanas menores. A la edad de seis años comenzó la escuela en la escuela primaria Kapsait, y para llegar hasta allí tenía que correr diez kilómetros todas las mañanas, más otro tramo idéntico para regresar. En la escuela se dio cuenta de su potencial como atleta cuando ganó carreras en una distancia de 800 o 1500 metros contra estudiantes mucho mayores, y fue allí que decidió seguir una carrera como corredora. Sin embargo, a excepción de su madre, nadie la apoyó. Su padre dijo en su momento que Tegla no tenía ningún talento más que para ser niñera, y su futuro estaba en cuidar chicos. Ni siquiera la federación de atletismo de Kenia la apoyó al principio, pensando que Loroupe era demasiado pequeña y demasiado delgada. Sin embargo, después de ganar una prestigiosa carrera de cross country descalza en 1988, esto cambió. Comenzó a entrenar para competir internacionalmente al año siguiente, obteniendo su primer par de zapatillas para correr en 1989, a sus 16 años, las que usaba solo para carreras particularmente importantes. Fue nominada para la carrera juvenil del Campeonato Mundial de Cross Country de la IAAF de 1989, terminando 28º. Compitió de nuevo en el Campeonato Mundial de Cross Country de la IAAF de 1990 , terminando 16º en la carrera juvenil.

En 1994 y 1998, Tegla ganó la prueba de 10.000 metros de los Juegos de Buena Voluntad, compitiendo descalza. En la misma distancia ganó medallas de bronce en los Campeonatos Mundiales de Atletismo de la IAAF de 1995 y 1999. También en 1994, a sus 21 años, Loroupe corrió su primer maratón importante en Nueva York, la cual ganó. Como consecuencia, fue idolatrada por muchos jóvenes en África era la primera corredora del continente que lograba reconocimiento internacional.

Tegla volvió a ganar el Maratón de la ciudad de Nueva York en 1995 y terminó tercera en 1998. Además, entre 1997 y 1999 ganó tres títulos mundiales seguidos en la distancia de medio maratón. Obtuvo el Maratón de Rotterdam tres veces entre 1997 y 1999. Se coronó en el Maratón de Berlín en 1999 y terminó segunda en 2001. También se quedó con la medalla de plata en el Maratón Internacional Femenino de Osaka de 1999. A la hora de nombrar sus victorias más resonantes no pueden quedar afuera las tres veces que subió a lo más alto del podio en la prestigiosa Zevenheuvelenloop 15K en Holandab(1992, 1993 y 1998), las siete veces que ganó media maratón de Egmond (de 1993 a 1998 y 2000), las seis del Medio Maratón de Lisboa (1994 a 1997, 1999 y 2000), las cinco en la carrera de Tilburg (1993, 1994, 1996, 1998 y 1999), y las dos del Medio Maratón de París (1994 y 1998).

Durante los Juegos Olímpicos de Sydney 2000 Tegla era la favorita para ganar tanto el maratón como los 10.000 metros, pero sufrió una fuerte intoxicación alimentaria la noche anterior a la carrera. Sin embargo, dio pelea durante los 42k terminando 13°. Luego, al día siguiente, corrió los 10.000 metros, terminando 5°, corriendo descalza en ambas carreras.

Luego de retirarse como corredora profesional, en 2006, Tegla fue nombrada Embajadora del Deporte de las Naciones Unidas por el secretario general Kofi Annan, junto con Roger Federer. Es Embajadora Internacional de Deportes de la World Athletics (ex IAAF) y de UNICEF. Previo a eso, en 2003 ella misma creó una serie anual de Maratones de la Paz, y una Fundación para llevar adelante esta causa mediante el deporte. En estos eventos presidentes, primeros ministros, embajadores y funcionarios del gobierno corren en su Kenia natal, en Uganda y en Sudán para llevar un mensaje de paz en una región históricamente marcada por conflictos civiles armados. Además, Tegla abrió una escuela, la Tegla Loroupe Peace Academy, y un orfanato para niños de la región en Kapenguria, una ciudad de alta montaña en el noroeste de Kenia.

En 2015, Tegla se convirtió en embajadora de la Copa del Mundo de Personas sin Hogar. Y en los Juegos Olímpicos de Río 2016 fue Jefa de Misión organizando el Equipo de Refugiados. Ese mismo año, fue galardonada con la Persona del Año de las Naciones Unidas. Y, claramente, las razones sobran.

Sus mejores marcas personales:
• 3000 metros: 8:30.95 • 5000 metros: 14:45.95 • 10.000 metros: 30:32.03 • Media Maratón: 1:07:12 • Maratón: 2:20:43