<
>

¿Utah Jazz es una amenaza real para Los Angeles Lakers y LA Clippers?

play
¡Se acabó la racha! Clippers guiados por Kawhi superan la gran actuación de Mitchell (1:53)

La estrella del Jazz anotó 29 de sus 35 puntos en la segunda mitad para el Jazz líder de la NBA. No obstante, no fue suficiente ante los 29 puntos anotados por Kawhi Leonard propiciándole su segunda derrota en sus últimos 22 partidos. (1:53)

UN MES TRAS INICIAR LA temporada de la NBA, Steve Kerr había visto lo suficiente como para hacer una declaración audaz sobre el Utah Jazz.

El Jazz acababa de dominar a los Golden State Warriors de Kerr, liderando por 36 puntos después de tres cuartos y logrando una victoria 127-108 el 23 de enero. Fue la octava victoria consecutiva de Utah, y comenzaron a surgir interrogantes sobre el Jazz y si realmente debía ser incluido en las conversaciones sobre los contendientes al título de la liga.

"Están tratando de ganar un campeonato en este momento, y creo que son capaces de hacerlo", dijo Kerr. "Están donde [nosotros] estábamos hace tres o cuatro años".

Más de un mes después, el Jazz sigue en ritmo. Han ganado 21 de sus últimos 23 juegos, 19 por doble dígito, entrando en el enfrentamiento del miércoles con el campeón defensor Los Angeles Lakers (10 p.m. ET en ESPN Deportes). Utah tiene el mejor récord de la NBA con 25-6 tras 31 juegos y es el único equipo de la liga que se ubica entre los cinco primeros en eficiencia tanto ofensiva como defensiva.

Pero, ¿es el Jazz una amenaza real para vencer a uno (o ambos) de los equipos de Los Ángeles en los playoffs? La respuesta de Kerr fue bastante afirmativa, si no representativa de una opinión consensuada en la liga, y no fue el único entrenador que comparó al Jazz con un equipo de campeonato reciente.

Brad Stevens, justo antes de que sus Boston Celtics perdieran por 14 en Utah el 9 de febrero, dijo que el Jazz era el "equipo más cercano a los Spurs de 2014" que había visto en cuanto a inteligencia y altruismo manifestados en un brillante movimiento de pelota.

Esos Spurs tenían tres miembros del Salón de la Fama infalibles con una amplia experiencia de campeonatos en Tim Duncan, Tony Parker y Manu Ginóbili, sin mencionar a una superestrella en ciernes en Kawhi Leonard. Una de las principales razones por las que persiste el escepticismo sobre el Jazz entre los cazatalentos y ejecutivos rivales es porque carecen del poder de estrella comprobado que tienen los Lakers, LA Clippers y los Brooklyn Nets, favoritos de la Conferencia Este.

El escolta del Jazz Donovan Mitchell y el centro Rudy Gobert, quienes están armoniosos y felices después de resolver los problemas de química antes de la burbuja y firmar lucrativas extensiones de contrato a largo plazo antes del campamento de entrenamiento, sin duda forman uno de los mejores dúos de la NBA. Mitchell es un anotador dinámico y un creador de juego en desarrollo que demostró que puede estar a la altura de las circunstancias en la etapa de playoffs, mientras que Gobert es reconocido como la presencia defensiva más dominante de la NBA y es un engranaje crítico de la ofensiva de Utah, estableciendo cortinas, moviéndose al aro, finalizando y atrapando rebotes.

Pero los expertos de la liga no perciben que la pareja de estrellas de Utah esté al mismo nivel que LeBron James y Anthony Davis, Leonard y Paul George o Kevin Durant, James Harden y Kyrie Irving. En la NBA, el poder de las estrellas gana la serie de playoffs, con algunas excepciones.

"Uno quizás piensa en aquel equipo de Detroit que lo ganó", dijo un veterano cazatalentos de la Conferencia Oeste, refiriéndose a los Pistons de 2003-04, cuyo único All-Star esa temporada fue Ben Wallace, un hombre grande defensivamente dominante y el sexto mejor anotador de Detroit. "Tenían muchos jugadores realmente buenos.

"Pensé que Utah necesitaba otra estrella, pero he cambiado de opinión al respecto".

NO ES SIN PRECEDENTES que el Jazz de la era de Gobert/Mitchell domine durante periodos significativos de la temporada regular. Sucede al menos una vez al año.

Utah ganó 21 de 23 en un tramo de 2018 que duró desde fines de enero hasta mediados de marzo. El Jazz tuvo una racha de 11-2 en enero de 2019 y una racha de 12-1 un par de meses después. Y Utah tuvo foja de 19-2 desde mediados de diciembre hasta finales de enero de la temporada pasada. Pero esas ediciones del Jazz se combinaron para ganar solo una serie de playoffs.

Esta versión del Jazz juega con un cierto tipo de alegría energizante: "Parece divertido", comentó el actual MVP Giannis Antetokounmpo después de que sus Milwaukee Bucks perdieron ante el Jazz por doble dígito por segunda vez esta temporada. No obstante, los jugadores de Utah se pasan hablando de que todavía no han logrado nada digno de celebrar.

"No queremos ser el mejor equipo en febrero; queremos ser el mejor equipo en julio", dijo Mitchell después de la victoria del 12 de febrero sobre los Bucks, cuando Antetokounmpo se refirió al Jazz como el "mejor equipo del Oeste."

Hay algunas diferencias aparentes entre el Jazz de esta temporada y los equipos de Utah de las campañas anteriores, los resultados del trabajo de la oficina principal para abordar los defectos del equipo.

El Jazz reconoció que dependían demasiado de Mitchell para generar ofensiva después de la fea actuación de Utah en la primera ronda de los playoffs de 2018, una eliminación en cinco juegos a manos de los Houston Rockets en la que el Jazz disparó 40% desde el piso y 26.3% desde 3 puntos.

Utah encaró la misión de agregar habilidad para crear jugadas y precisión de tiro a distancia como su principal prioridad en la temporada baja, adquiriendo al base Mike Conley y al alero Bojan Bogdanovic, luego canjeó por Jordan Clarkson a mitad de temporada para agregar una amenaza de anotación que se necesitaba desesperadamente desde el banco.

Hubo algunas circunstancias atenuantes en el Jazz que desperdició una ventaja de 3-1 para ser eliminado por los Denver Nuggets en los playoffs de la temporada pasada, principalmente la ausencia de Bogdanovic debido a una cirugía en su muñeca de tiro. Pero el Jazz salió de la burbuja sabiendo que necesitaban descubrir cómo no hundirse cuando Gobert se sienta; Utah fue más-319 en los minutos del pívot All-NBA la temporada pasada, incluyendo los playoffs, y fue superado por 117 cuando descansó.

¿Por qué el Utah Jazz tiene la mejor marca de la NBA?

Utah abordó ese problema al traer de vuelta a Derrick Favors, el antiguo socio de línea frontal de Gobert que fue canjeado para crear el espacio en el tope salarial para fichar a Bogdanovic el verano anterior. Favors regresó a Salt Lake City con el entendimiento de que no volvería a su rol de ala-pívot titular, sino que sería utilizado casi exclusivamente como centro suplente.

Así, el Jazz completó una rotación sólida de ocho hombres, compuesta completamente por jugadores que han sido productivos como titulares, tienen roles consistentes y definidos y aceptan el estilo que Utah quiere jugar. El entrenador Quin Snyder ahora puede contar con alineaciones que cuentan siempre con múltiples creadores de juego, cuatro amenazas de 3 puntos y un centro que sirve como ancla defensiva y hombre en el pick and roll.

Hace dos temporadas, el Jazz era un equipo decente de triples que era élite defensivamente. Eso se cambió la temporada pasada. Estos Jazz se encuentran ahora entre los mejores en ambos, y han abrazado los tiros de 3 como nunca antes, liderando la NBA en triples intentados (42.5 por juego) y logrados (16.8, en ritmo para un récord de la liga).

"Vaya, te dispersan en la cancha", dijo un escucha del Oeste. "Pueden conducir al aro, disparar la pelota y tienen una amenaza para puentes aéreos. Son realmente difíciles de defender ahora".

Todos menos uno de los ocho mejores jugadores de Utah están atados con acuerdos a largo plazo después de que el nuevo propietario del equipo, Ryan Smith, aprobó nuevos contratos por un total de al menos $420 millones para mantener a Clarkson, Mitchell y Gobert en el uniforme del Jazz en los próximos años. La excepción: Conley, cuyo mayor nivel de comodidad en su segunda temporada en Utah se cita comúnmente como un factor crítico en el éxito del Jazz esta temporada.

Conley tuvo dificultades al hacer la transición después de pasar los primeros 12 años de su carrera con los Memphis Grizzlies. Esta temporada, Conley ingresó a la votación All-Star como el tercer candidato para el Jazz junto a Gobert y Mitchell, en gran parte porque ocupa el segundo lugar en la NBA en términos crudos más-menos (más-280), solo detrás de su compañero de equipo Gobert (más- 298).

"Mike Conley es muy diferente", dijo un cazatalentos del Oeste sobre el base armador de 33 años que promedia 16.4 puntos y 5.6 asistencias por partido con el mejor porcentaje de tiros de campo efectivos (.559) de su carrera. "Conoce su sistema y conoce a su personal, y está tirando muy bien la pelota".

Pero el Jazz siguió ganando incluso sin Conley, con marca de 6-0 mientras rehabilitaba una lesión en el tendón de la corva derecho, con Joe Ingles entrando en la alineación titular.

Ese tramo incluyó victorias sobre equipos que en aquel momento tenían los dos mejores récords en la Conferencia Este, con Clarkson promediando 32.5 puntos con un 60.5% de disparos en las victorias sobre los Bucks y los Philadelphia 76ers, mejorando aún más su estatus como contendiente al premio del mejor Sexto Hombre de la NBA.

play
0:19

¡Histórico! Jazz establece récord de franquicia desde la línea de tres

Donovan Mitchell encesta el triple para darle al Jazz 27 triples en el juego, estableciendo un récord de franquicia.

EL JAZZ TOCÓ un tono optimista después de la derrota del viernes 116-112 ante los Clippers en Los Ángeles, la única mancha en el récord de febrero de Utah.

"Creo que este es un bache en el camino y uno bueno, en mi opinión", dijo Mitchell, citando la experiencia de competir en situaciones decisivas, una rareza considerando que una victoria por ocho puntos en los Indiana Pacers fue el partido más cerrado durante la racha ganadora de nueve juegos que se rompió esa noche.

El Jazz estaba contento de haber enfrentado a los Clippers a toda fuerza, ya que George y Leonard también regresaron de lesiones, y se sintió fortalecido por lo que consideraba una intensidad de tipo playoff, queriendo obtener una vara de medir precisa.

"Fue una gran oportunidad para seguir mejorando", dijo Gobert.

Sin embargo, el resultado reforzó la creencia en la liga de que el Jazz sigue siendo desvalido contra los equipos cargados de Los Ángeles a pesar del lugar de Utah en la cima de la clasificación del Oeste.

Aquellos que dudan de la capacidad del Jazz para vencer a Los Ángeles, ya sean los Clippers o los Lakers, suelen citar primero las preocupaciones defensivas. Royce O'Neale generalmente defiende al mejor anotador del oponente, desde los escoltas hasta los ala-pívots.

"Quién defiende al otro, es el problema", dijo un cazatalentos del Oeste, refiriéndose a oponentes de dos superestrellas que podrían interponerse en el camino del Jazz en los playoffs.

Es un problema con el que el Jazz preferiría no tener que lidiar hasta la final de la Conferencia Oeste. Esa es una razón por la que aferrarse al mejor récord del Oeste es importante. Probablemente significaría que los equipos de Los Ángeles se enfrentarían en la segunda ronda, por lo que el Jazz no tendría que vencer tanto a los Lakers como a los Clippers para salir del Oeste.

"Creo que son el tercer mejor equipo del Oeste", dijo recientemente un ejecutivo de la Conferencia Este cuyo equipo perdió ante el Jazz. "Creo que pueden tener el mejor récord en la temporada regular, pero no creo que deban ser favorecidos sobre ninguno de los equipos de Los Ángeles. De hecho, favorecería mucho a los equipos de Los Ángeles, pero me gusta mucho el Jazz.

"Han hecho lo que deberían hacer, que es ponerse en una posición en la que pueden lograr una sorpresa con un poco de suerte".