<
>

Un Día Como Hoy en el Béisbol: El amor irracional de los jugadores por sus guantes

play
El guante, el equipamiento más personal de cualquier pelotero (1:49)

A propósito del cumpleaños de Brandon Phillips, uno de los grandes camareros de la MLB, Tim Kurkjian recuerda las divertidas anécdotas de lo que son capaces de hacer los jugadores para cuidar sus guantes. (1:49)

Ustedes aman el béisbol. Tim Kurkjian también ama el béisbol. Así que mientras esperamos ansiosamente por el regreso del deporte, cada día les daremos una historia o dos, atada a lo ocurrido en esta fecha en la historia del béisbol.

EN ESTA FECHA EN 1981, nació el segunda base Brandon Phillips.

Él fue un buen jugador, especialmente a la defensiva. Él colocaría cuidadosamente cinco guantes en su casillero, tres de ellos de práctica, todos significativamente más pequeños que su guante para el partido.

"Puedes tocar mis guantes de práctica, pero nadie toca mi guante de juego'', dijo."Puse una guantilla de bateo encima de mi guante para saber si alguien lo tocaba. [El pitcher Mat] Latos sostuvo una vez mi guante. Si hubiera puesto su mano dentro en mi guante, habríamos peleado''.

Los guantes son la pieza más personal del equipamiento. Los jugadores preparan sus guantes, los protegen, los tratan como a un ser querido, no como un pedazo de cuero. A nadie se le permitía tocar el guante del segunda base Roberto Alomar o del campocorto Mark Belanger. El exjugador de cuadro de los Baltimore Orioles, Rene Gonzales, llevaba su guante en una bolsa de pan porque su lema era "Sin agujeros". El excampocorto Walt Weiss usó el suyo durante tanto tiempo, estaba tan golpeado y desgastado que lo llamó "La Criatura". El exjugador de cuadro Nick Punto mantuvo su amado guante lubricado, rociándolo con bronceador, Aqua Net, Glade, etc.

"Este es mi bebé", dijo. "Tengo que cuidarlo".

El exutility Jeff Manto solía cargar con 13 guantes en sus viajes por carretera, incluidos dos guantes de receptor y dos guantes de primera base. "Los muchachos me llaman 'Tienda''', señaló Manto."El hombre del equipamiento me odia".

El utility Jeff Baker usó cuatro guantes diferentes: uno para jugar en segunda base, uno para tercera, otro para los jardines y un último para primera base. A nadie se le permitió tocar los guantes para segunda y tercera base, pero dejó que su compañero, el pitcher Kerry Wood, usara su guante para primera base porque a Wood le encantaba jugar en la inicial durante la práctica de bateo. Y dejo que el hombre encargado de los videos del equipo, Naoto Masamoto, utilizara su guante de jardinero.

El ex segunda base Darwin Barney llevaba cinco guantes, exactamente de la misma marca y modelo, en cada viaje por carretera. Cada uno fue estratégicamente preparado para convertirse algún día en su guante de juego. Nunca usaba su guante de jugar excepto en el partido. "Ni siquiera fildeo las tiradas de calentamiento antes del juego", dijo. "Si atrapo con demasiada frecuencia, puedo hacer que la caja del guante sea demasiado profunda. Los otros cuatro guantes, los clasifico. Mi guante No. 2 es el siguiente en la fila''. En un juego, no hizo una jugada de revés. "Tiré el guante, en el bote de basura, y nunca lo volví a usar", dijo. "Duró un año y medio, pero ya no podía usarlo".

El jugador de cuadro Mike Gallego, un bateador de .239 de por vida, estaba en el clubhouse de los Oakland Athletics cuando se produjo el terremoto en la Serie Mundial de 1989. "Las luces se apagaron, todo estaba oscuro'', dijo Gallego."El lugar estaba temblando. Los chicos corren por todo el clubhouse tratando de salir. ¡Estaba a medio camino cuando me di cuenta de que había olvidado mi guante! Regresé corriendo al clubhouse, un guardia de seguridad dijo que no podía volver a entrar, todo podía colapsar, pero encontré mi casillero. Tengo mi guante. No podía dejar mi guante atrás, ese es mi medio de vida, mi guante''.

Otras notas de béisbol del 28 de junio

  • En 2007, Craig Biggio pagó su hit 3.000, un sencillo, pero fue puesto out tratando de convertirlo en doble. Él es el único jugador en registrar su hit 3.000 en un juego en el que pegó cinco indiscutibles. El mismo día, Frank Thomas bateó su jonrón número 500.

  • En 1960 nació John Elway. Los Kansas City Royals lo seleccionaron de la secundaria en 1979, pero fue a Stanford y allí jugó fútbol americano y béisbol. Fue drafteado por los Yankees en 1981. Jugó un año de béisbol de ligas menores. Varios años más tarde, uno de los excompañeros de equipo de béisbol de Elway, el tercera base de los Texas Rangers, Steve Buechele, me dijo: "Hombre, tenía un gran brazo".

  • En 1976, el lanzador de los Detroit Tigers Mark "The Bird" Fidrych venció a los Yankees, 5-1 y elevó su récord a 8-1. El juego fue televisado a nivel nacional en Monday Night Baseball. Lo recuerdo como si fuera ayer. Él hablaba con la pelota. Él era muy entretenido. Era un fenómeno.

  • En 1964 nació el jardinero Kevin Reimer. Fue un buen bateador. Su compañero de equipo BJ Surhoff, que era un experto en bates -como receptor, sabía qué modelo usaba cada jugador-, dijo que Reimer una vez rompió 12 bates en un día: cuatro en la práctica de bateo, cuatro en el juego y otros cuatro, enojado después de ser puesto out en cada uno de sus cuatro turnos del partido.