<
>

Pronósticos NFL: Plan de Juego para la Semana 7

play
Las tres imperdibles (3:38)

Rebeca Landa nos trae una vez más, las historias a las que estar atentos en la semana 7 de la NFL. (3:38)

La NFL y sus misteriosos caminos. En Londres, los Miami Dolphins, llamados para pelear por un lugar en la postemporada al arranque del calendario 2021, pelearon pero perdieron ante los aparentemente débiles Jacksonville Jaguars. Los supuestamente poderosisímos Buffalo Bills visitaron a los irregulares Titans, que, gracias a la inspirada velada de Travis Henry, dieron la campanada.

De eso se trata la NFL, de la emoción que brindan sus emocionantes emparejamientos y los que semana a semana, lo que se da por seguro, termina por ser el clásico "resultado mata quiniela".

¿A cuál de los partidos de la Semana 7 le tocará desafiar las apuestas este fin de semana? ¿Tendrían alguna opción los Washington Redskins frente a Green Bay Packers? ¿Serán los Houston Texans los guapos que le quitarían el invicto a los Arizona Cardinals?

De esto y otros tantos temas se integra nuestro Plan de Juego y sus pronósticos de los cuales, si usted gusta a través de las redes sociales de nuestros colaboradores, se admiten reclamaciones y elogios.

¿DEBEN LOS RAVENS MANTENERSE COMO UN EQUIPO CORREDOR CON LAMAR JACKSON COMO PROTAGONISTA O BUSCAR BALANCEAR SU ATAQUE?

SEBASTIÁN M. CHRISTENSEN / Twitter: @SebastianMCESPN

Si bien la carta de presentación de los Ravens siempre ha sido terrestre, la noción de que no pueden atacar por aire es falsa. Par de años atrás, Lamar Jackson fue el mariscal con más yardas por aire en toda la NFL.

Cuando vemos un jugador con características diferentes a las que estamos acostumbrados, la primera reacción es cuestionarlo. Pero la realidad es que Jackson es un atleta especial, que por supuesto debe seguir sus piernas, porque tiene características que ningún otro jugador puede replicar, y que hace que los Ravens siempre estén en partido. En otras palabras, Lamar debe ser Lamar, y eso incluye lastimarte ocasionalmente por aire también..


ALFONSO MANCILLA / Twitter: @poncho_mancilla

Como dice el refrán “¿Para qué moverle a algo que ya funciona?” Los Ravens lucen en este arranque de temporada fuertes y como contendientes pese a las lesiones que les azotaron en la pretemporada y durante las primeras semanas del calendario.

El motor ha sido y debe seguir siendo Jackson, quien no solo es el líder pasador y corredor de Baltimore, sino que acumula la friolera marca de haber rebasado las 50 yardas por carrera en cinco de los seis juegos de la temporada.

Pudiera pasar que Jackson viva en el futuro una situación similar a la de Michael Vick, quien explotó al máximo su capacidad física al arranque de su carrera y luego se diluyó, pero mientras eso pasa, Baltimore deberá mantenerlo como el foco de su ataque.


IVIS ABURTO / Twitter: @IvisAburto

Lamar Jackson es quien es como jugador y los Ravens dependen casi totalmente de esa identidad. Es decir, sí, Baltimore debe mantenerse como un equipo corredor con Jackson como catalizador. En la pretemporada, el coordinador ofensivo Greg Roman indicó que se había trabajado en un sistema en el que Jackson explotara más sus cualidades como pasador. En la Semana 1 de la campaña regular así lo intentaron los Ravens y perdieron un juego en el que Jackson lució incómodo dentro de la bolsa de protección..

Una vez que desde la Semana 2 volvieron a su estilo y a dejar que Jackson decidiera en qué momentos usar las piernas, los Ravens, que no estaban muy lejos, han elevado su estatus al de contendiente serio en la AFC.

PABLO VIRUEGA / Twitter: @PabloViruega

Lo mejor siempre será el balance, pero hay que entender el sistema de Ravens y las características de Lamar Jackson. No puedes cambiar un sistema cuando tienes a un quarterback que está orientado a correr, aunque ha progresado en su juego aéreo.

Greg Roman, coordinador ofensivo de Baltimore, ha desarrollado un esquema de juegos basado en las características de Jackson, muy similar al que tenía en San Francisco con Colin Kaepernick.

Tratar de cambiar el sistema y la forma de juego Jackson sería perjudicial para el equipo; seguirán corriendo con su quarterback y en ocasiones lanzarán para darle balance.

El punto es que no se vuelva predecible y ahí entra la creatividad de Roman para seguir atacando por tierra.

Este año ha sido de mayor exigencia para Lamar, donde quizás no era la intención que él corriera tanto, pero las lesiones de los principales corredores en la pretemporada obligaron a tener que lanzar un poco más y que Jackson fuera más por tierra.


CARLOS NAVA / Twitter: @TapaNava

Siempre será mejor tener balance ofensivo carrera-pase que tener un ataque unidimensional o de un solo jugador, como prácticamente ha sucedido en el caso de los Ravens, con el quarterback Lamar Jackson.

En la NFL es muy difícil pensar que los equipos puedan tener éxito a mediano y largo plazo con un ataque tan predecible. De los equipos que han enfrentado, sólo Denver Broncos está entre los mejores cinco contra la carrera (4); Colts está 14, y el resto entre los peores de toda la liga.

Salió el domingo anterior contra Cincinnati con 9 de 11 pases completos, touchdown sin intercepción. Una semana antes, contra la defensa de los Rams fueron 27 de 38 y 206 yardas, a pesar de que casi nunca tuvo protección.

DE MANTENEREL RITMO CON EL QUE INICIÓ LA TEMPORADA, ¿SERÍA DERRICK HENRY EL FAVORITO PARA GANAR EL PREMIO COMO JUGADOR MÁS VALIOSO?

SEBASTIÁN: Pese a que es un premio individual, creo que un poco tendrá que ver el éxito colectivo. Ya de por sí es difícil que un corredor gane el MVP, pero más aún si está en un equipo sin grandes aspiraciones.

Los Titans por ahora lideran su división, y Derrick Henry sigue haciendo historia con tres juegos de más de 130 yardas por tierra y tres touchdowns. Es una combinación letal de fuerza y velocidad. Si Henry supera las 2000 yardas por tierra, claro que tiene posibilidades de ganar el MVP..


ALFONSO: Para fortuna de los nostálgicos del futbol americano practicado en el siglo XX, existe un Derrick Henry, quien juega a la vieja usanza: con fuerza bruta a la hora de acarrear el ovoide.

Dicho esto, es cada vez más raro que se premie y reconozca el valor de los running backs, una posición que parece secundaria en la moderna NFL. Pero Henry no es un corredor cualquiera. Es, acaso, el mejor en su posición en el presente y no le tiemblan las piernas cuando se trata de cargar con el peso ofensivo de los Titans.

Si existe un corredor que puede ganar el premio MVP ése sería Henry y lo haría con, seguramente, todo el merecimiento estadístico que le brinda ser el líder de los Titans..


IVIS: Es difícil que un corredor de las características de Henry (1.90 m, 112 Kg / 6-3, 247) aguante el paso de una temporada, y más ahora que el calendario es de 17 juegos, pero parece que año tras año, Henry es un jugador más hábil, veloz y físicamente dominante.

En 2020, Henry corrió para 2,207 yardas luego de sumar 1,540 en 2019 y 1,059 en 2018, cuando se hizo titular. En la actual temporada, suma 783 yardas, cifra que lo proyecta para las 2,218.5 yardas por tierra, cifra que significaría un nuevo récord para una temporada, el cual pertenece a Eric Dickerson, quien corrió para 2,105 en 1984.

En una era en la que el juego aéreo predomina en la NFL, aunque no rompa la marca de Dickerson, pero rebasa las 1,500 yardas, Henry debe ser considerado uno de los dos candidatos más viables al premio como Jugador Más Valioso. El otro será algún quarterback.


PABLO: Debería de ser por los números y el impacto que tiene en su equipo. Tennessee sin Derrick Henry no sería el mismo equipo a la ofensiva. El tema es que en los años anteriores el MVP va más al quarterback y dejan el premio del ofensivo del año para algún receptor o corredor.

Henry es un jugador que no ha sufrido lesiones graves, pero este año con un partido más se pudiera dar un temporada histórica, así como llena de lesiones o bien que los entrenadores decidan descansar a jugadores al final en caso de que no haya modificaciones en las posiciones de playoffs.

Creo que por ahora Derrick Henry es uno de los favoritos a MVP, pero, a pesar de que sus actuaciones son extraordinarias, lo que hacen los Qbs siempre serán más vistas, injustamente.


CARLOS: Derrick Henry ha tenido temporada superando las 2 mil yardas (2,027) y ni así fue considerado el Jugador Más Valioso de la NFL en el 2020. Parece un premio que se ha reservado para quarterbacks; 13 de los últimos 14 fueron MVPs jugaban esa posición.

Además habrá que ver para qué les alcanza a los Titans, a pesar del gran éxito de Henry. NI en los años recientes en que ha cargado con todo el peso ofensivo, ni esta temporada, Tennesse ha sido un equipo consistente a la ofensiva..

¿QUIÉN ES MÁS DEPENDIENTE DE SU QB, LOS COLTS CON CARSON WENTZ O LOS 49ers CON JIMMY GAROPPOLO?

SEBASTIÁN: En estos momentos diría Garoppolo porque Trey Lance está lesionado y a la vez no está listo para ser titular, pero en realidad que ninguno de los dos equipos debiesen ser dependientes de su mariscal. Tanto los Colts como los 49ers debiesen tener identidades terrestre, y dejar que su mariscal ocasionalmente haga daño con el playaction.

Veo que los Colts ahora están corriendo menos de lo que deberían, lo mismo que San Francisco, aunque en el caso de los 49ers creo que en parte fue por las lesiones entre los corredores. Carson Wentz está empezando a mostrar una mejor versión, y esa buena imagen la vemos cuando no lo hacen lanzar más de 30 pases por partido.


ALFONSO: Si nos remitiéramos a un concurso en pos de audiencia femenina, seguramente Mr. Garoppolo generaría una de las más grandes dependencias en la NFL. Pero como no se trata únicamente de ser carita, sostendría que Carson Wentz está dando los pasos para convertirse en el referente que los Colts esperaban cuando se hicieron de sus servicios.

Garoppolo ha tenido la mala fortuna de sufrir lesiones y, por lo que se percibe, perder el respaldo de la fanaticada y el staff de entrenadores. Wentz está en su primer año con el equipo, lo cual alivia la presión, además de que tarde o temprano se notará la mano de Frank Reich como su head coach.


IVIS: Los Colts dependen más de Carson Wentz. En el papel, ambos equipos tienen el talento necesario para salir adelante sin sus quarterbacks, pero han sido los 49ers los que ya han dado muestras de que pueden vivir sin Jimmy Garoppolo… por tiempo limitado, claro.

Por otro lado, aunque Wentz ha jugado a buen nivel las últimas semanas, los Colts no son una garantía ni con él en el campo y mucho menos si se lesiona y la dependencia aumenta si recordamos que atrás de Wentz en el depth chart están los nombres de Brett Hundley y Sam Ehlinger.

No es que en San Francisco, si no está Garoppolo, Trey Lance inspire la mayor de las confianzas, pero el talento general de los 49ers los hace menos dependientes a Jimmy G.


PABLO:

Ninguno de los dos tiene suplentes en esa posición confiables. Los Colts es un equipo que está diseñado para que Wentz pueda ser el que guíe a la ofensiva, además del entendimiento que tiene con Frank Reich y el conocimiento de su sistema.

En San Francisco, Jimmy G es un buen quarterback, pero el equipo está más orientado a correr el balón y su defensiva, aunque en este momentos quien tiene más experiencia es Garoppolo para que sea el que tome el puesto por encima de Trey Lance, quien sigue siendo un proyecto a futuro cercano.

Lance puede llevar el equipo ahora mismo siempre y cuando tenga éxito corriendo el balón y que no sea el novato el responsable de sacar los partidos, en el caso de Colts, Wentz si es una pieza fundamental en varios aspectos, no solo del sistema, sino de la experiencia por arriba de los suplentes, el problema es que Wentz suele cometer errores y arriesga mucho el balón, algo que Jimmy G cuida bien.


CARLOS: Los Colts deben ser un equipo mucho más dependiente de su quarterback por sistema, que los 49ers, a los que se ha acusado de que Jimmy Garoppolo sólo es el chofer del camión en un sistema apoyado en el ataque terrestre, y sufre demasiado por lesiones.

Por eso fue que reclutaron tercero global a Tray Lance. El entrenador de los Colts, Frank Wright, empeñó buena parte de su propio futuro llevando a Carson Wentz a Indianápolis bajo plena conciencia de que necesita de sus servicios para tratar de trascender.

Así sucedió en el 2017 en la que ganó el Súper Bowl con los Eagles y que en temporada regular puso a Wentz como candidato a Jugador Más Valioso de la NFL.