<
>

Las mejores deportistas de todos los tiempos: Del 10 al 1

play
Las mejores atletas de todos los tiempos: Del 10 al 1 (1:33)

El listado tomó en consideración la calidad atlética, el talento y el legado, no el número de seguidores en redes sociales, la belleza física o el impacto mediático. (1:33)

Wilma Rudolph, Mireya Luis o Steffi Graf, entre otras, no suelen ser mencionadas entre las mujeres que cambiaron la historia de los deportes. Ellas no nacieron en la era de las redes sociales y muchas de sus hazañas solo están disponibles visualmente en YouTube.

Hablar o escribir del deporte femenino sin mencionarlas asemeja a una herejía, algo que desafortunadamente tiende a ocurrir con frecuencia, primero por desconocimiento, y segundo, porque varias de ellas no tienen (no tuvieron) la exposición mediática de las figuras del presente.

Por eso, este listado de las mejores 20 (hoy del 10 al 1) de todos los tiempos, no está confeccionado para complacer a quienes miden talento y legado por el número de seguidores en social media. Tampoco para jerarquizar por belleza o impacto mediático. Sino está hecho para divulgar y reconocer las hazañas de esas grandísimas atletas que por méritos propios no deberían pasar desapercibidas.

Te puede gustar o no este escalafón, pero de forma general, todas las incluidas (y otras que no están) cambiaron de algún modo la historia del deporte.

LUGARES DEL 10 AL 1:

10. Marta: No se engañen, el fútbol entre mujeres apenas existía fuera de los Estados Unidos y distaba de ser competitivo. Ni siquiera podía hablarse de profesionalismo. Pero en los últimos cinco años ha sido uno de los deportes de mayor crecimiento. La brasileña Marta ha sido el referente mundial durante más de una década. Ha ganado seis veces el premio de Mejor Jugadora de la FIFA y su nombre es el primero que viene a la mente cuando se habla de fútbol para damas, algo natural cuando son muchos los que la ubican como la mejor jugadora de todos los tiempos.

9. Ronda Rousey: La medallista de bronce en judo en los Juegos Olímpicos de 2008 logró revolucionar los deportes de combate con sus habilidades deportivas y su carisma en la Ultimate Fighting Championship (UFC). Durante su breve tiempo en la empresa se convirtió en una de las máximas atracciones, incluso por encima de sus colegas masculinos. Se convirtió en la primera mujer campeona de la compañía (en peso gallo) y contrario a la costumbre, sus peleas fueron las protagonistas en las principales carteleras, relegando a co-estelares los combates de los hombres.

8. Wilma Rudolph: Si en el nuevo siglo y la era de las redes sociales brilló un tal Usain Bolt; en los 60' de la pasada centuria existió una 'Gacela Negra'. Era una chica que volaba sobre las pistas de arcilla y que ganó, "caminando", los 100, 200 y 4x100 metros en los Juegos Olímpicos de Roma 1960. Se retiró en 1962, en la cumbre de su carrera, con los récords absolutos en esas tres pruebas. ¡Ah! Olvidé decirles que Wilma padeció poliomielitis a los cinco años y apenas pudo caminar hasta los 12 años.

7. Mireya Luis: Imaginate un híbrido con las mejores cualidades de Messi, Cristiano Ronaldo, Pelé y Maradona. Sería imparable, ¿verdad? Bueno, esa especie de Súper Atleta fue Mireya Luis para el voleibol. Con apenas 5 pies y 9 pulgadas (1.75 metros) alcanzaba en el ataque los 3.39 metros. Para que comprendas el dato, un aro de la NBA se encuentra a una altura de 3.05 metros (10 pies). Sencillamente imparable. En el que posiblemente sea el deporte colectivo profesional más popular y competitivo a nivel mundial entre damas, no ha existido en la historia una mejor jugadora. Dieciocho días después dar a luz a su única hija, impulsó a la selección de Cuba al subtítulo en el Mundial de 1986. En los 90, fue la líder del que posiblemente sea el equipo latinoamericano más dominante de todos los tiempos (sin distinción de sexo y deporte). Mireya, junto a "Las Espectaculares Morenas del Caribe", ganó en fila los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992, el Mundial de Sao Paulo 1994, los Olímpicos de Atlanta 1996, el Mundial de Japón 1998 y los Olímpicos de Sídney 2000.

6. Nadia Comaneci: Reza un viejo axioma que "toda obra humana es perfectible". Aunque podría argüirse que la gimnasta rumana es la excepción que confirma esa regla. Ella fue la chica del 10 en los Olímpicos de Montreal 1976. Allí consiguió siete puntuaciones perfectas en camino de convertirse en la atleta más joven (14 años) en dominar el All Around. Además, ganó en la viga de equilibrio y en las barras asimétricas de la gimnasia artística (por ese entoces gimnastica). Podría decirse que hay un AdN (Antes de Nadia) y un DdN (Después de Nadia) en la historia de este deporte. Por si fuera poco, cuatro años después, en la cita olímpica de Moscú 80, repitió título en viga y ganó en manos libres. En total obtuvo 9 medallas olímpicas (5-3-1).

5. Diana Taurasi: Es difícil resumir en un párrafo todo lo que ha ganado la hija de argentinos en todos los niveles en que ha jugado. Solo con mencionar sus cuatro títulos olímpicos y cuatro medallas mundiales es suficiente, pero también gano tres cetros de la NCAA en sus cuatro años con UConn y en dos fue la jugadora más destacada del torneo. Súmale tres títulos de la WNBA y en dos de ellos fue la Jugadora Más Valiosa de las Finales, siete títulos de la Liga de Rusia, seis de la Euroliga y uno en Turquía. Fue Novata del año de la WNBA, jugadora colegial del año de la NCAA y cinco veces campeona de anotaciones de la WNBA, incluyendo el promedio más alto de la liga (25.3 PPJ) y es de hecho, la máxima anotadora histórica de la liga. Una fiera competidora que no temía a tener el balón en los momentos clave, se ganó en buena lid el apodo de White Mamba dado por Kobe Bryant.

4. Simone Biles: Cuando acabe su carrera probablemente habrá que colocarla en el Top 3. Con 23 años ya tiene 4 títulos olímpicos y 19 coronas mundiales. Es un fenómeno, que junto a Katie Ledecky, parece destinda a heredar la atención en la era olímpica post Bolt-Phelphs. Ya dio una primera pincelada de su grandeza en Rio 2016. Lo de ella no es solo ganar, sino en la forma abrumadora que lo hace. Después de Comaneci, no ha existido una atleta en este deporte tan dominante. Por cierto, y que no es un tema menor, es la única gimnasta con cinco títulos mundiales en el All Around y con el mayor número de medallas en la historia de esas citas con 25.

3. Steffi Graf: La alemana está sola en dos categorías: es la única atleta en el tenis -hombre o mujer- que ha ganado el 'Golden Slam': en 1988, gano los cuatro torneos grandes y la medalla de oro olímpica. Además, es la única atleta en el tenis -hombre o mujer- que ha ganado al menos cuatro veces en su carrera los cuatro torneos grandes. Conquistó cuatro veces el Australiano, seis veces el Roland Garros, seis Wimbledon y cinco Abiertos de Estados Unidos. De 1987 a 1990, estuvo prácticamente imbatible, al llegar a finales en 14 de 15 torneos grandes, ganando nueve de ellos. Su 'forehand' era tan devastador que jamás necesitó trabajar un potente revés a dos manos para dominar.

3. Yelena Isinbayeba: Con 17, la 'Zarina de la Pértiga' es la mujer con más récords mundiales absolutos en la historia del deporte de alta competición. No conforme con eso, también estableció 13 marcas mundiales bajo techo. Fue considerada por la IAAF como la Mejor Atleta del Año en 2004, 2005 y 2008. Ganó tres medallas olímpicas, dos de oro (Atenas 2004 y Beijing 2008) y una de bronce (Londres 2012). Fue tres veces campeona mundial al aire libre (2005, 2007 y 2013) y cuatro veces en sala techada (2004, 2006, 2008 y 2012). Durante su prime fue tan dominante que sus rivales prácticamente se limitaban a luchar por la medalla de plata. Hizo popular el salto con pértiga al punto que ella se convirtió por un periodo prolongado en el rostro femenino del atletismo mundial. Todavía ostenta el récord mundial absoluto (5.06 metros) y el olímpico 5.05 metros.

1. Serena Williams: En la era más competitiva del tenis femenino, la menor de las hermanas Williams ha sido excelente por un largo periodo de tiempo. Sus 23 torneos de Grand Slams son la máxima cantidad ganada por un hombre o una mujer en la era abierta. Es una de tres jugadoras, junto a Navratilova y Steffi Graf, en superar las 300 semanas en la posición número 1. Cierto, le faltó un Grand Slam (ganar los cuatro torneos en un año calendario) para redondear su grandeza, pero el 'Serena Slam' es un facsímil razonable: en dos ocasiones gano cuatro Grand Slams consecutivos. En su casa tiene los trofeos de campeona de Francia, Wimbledon y Estados Unidos de 2002 y el Australiano de 2003. Además, conquistó el Abierto de Estados Unidos de 2014; Australia, Francia y Wimbledon al año siguiente. Es la atleta más galardonada del tenis olímpico, gracias a una pequeña ayuda de su hermana Venus, pues junto a ella gano tres preseas doradas en dobles, que sumó a una cuarta en los sencillos femeninos de Londres 2012. La única jugadora con más de 90 millones en dinero ganado, esta muy cerca de convertirse en la primera mujer de cualquier deporte en alcanzar los 100 millones de dólares en premios.

Hiram Martínez de ESPN colaboró en esta historia.