<
>

Seis meses, múltiples retos y un resultado sorprendente: La montaña rusa de Tyson Fury en 2022

play
Fury, Chisora cara a cara después de anunciar la trilogía (0:42)

Tyson Fury y Derek Chisora se miran fijamente después del anuncio oficial de la pelea de trilogía para diciembre. (0:42)

Tyson Fury proporciona un centro natural en la división de peso pesado, el hombre alrededor del cual giran todos los demás peleadores en la parte superior de la división. Él es el 'Rey Gitano' por una razón.

Ya ha sido un año lleno de drama en la división, con dos defensas del título mundial, el ascenso de Joe Joyce (quien ha demostrado que puede ser un contendiente legítimo al título) y los regresos de Andy Ruiz Jr. y Deontay Wilder. Todo eso viene junto con una inminente pelea de unificación que dejaría a la división con su primer campeón indiscutible desde Lennox Lewis.

Pero las ruedas comenzaron a girar, en todas las direcciones diferentes, el 23 de abril cuando Fury derrotó a Dillian Whyte y luego dijo que había terminado con el deporte. Desde ese momento, ha habido retiros, retiros revertidos, grandes peleas, grandes tuits enviados y mucho más. Aquí hay un vistazo a la montaña rusa en la que los fanáticos del boxeo han estado últimamente al tratar de mantenerse al día con lo que está sucediendo con sus boxeadores favoritos.

23 de abril: Fury noquea a Whyte y anuncia su retiro

Fury entró en 2022 con su estatus dentro del boxeo en su punto más alto. Su pelea anterior, una victoria por nocaut que selló la trilogía ante Wilder en octubre de 2021, eso significó que estaba en la cima de la división de peso pesado. Oleksandr Usyk puede tener más cinturones (AMB, OMB, FIB), pero fue Fury quien siguió siendo la guinda en el pastel de la división.

Parece que Fury también lo sabía. En abril, se enfrentó a Whyte en un repleto Wembley Stadium, una especie de regreso a casa para Fury, que no había peleado en el Reino Unido desde un par de peleas de preparación en 2018. Llevaba un traje adornado con pequeñas coronas en una conferencia de prensa previa a la pelea, se sentó en un trono durante su entrada al ring, y al final entregó un majestuoso uppercut de derecha en el cuarto asalto para reclamar una victoria por nocaut técnico. Whyte, que había peleado para ganarse el derecho a lidiar por el título mundial, parecía claramente el segundo mejor.

Sin embargo, fue después de la pelea que Fury dio su golpe más inesperado. Se retiró.

"Le prometí a mi esposa, Paris, y lo dije en serio", dijo. "Tenía la trilogía con Deontay Wilder y ella quería que me retirara entonces.

"Pero luego me ofrecieron esto, y se lo debía a los fanáticos y a todos en casa en el Reino Unido. Tengo que ser un hombre de palabra, por lo que esta podría ser la última pelea".

Era difícil de creer a Fury. No había dicho que definitivamente se retiraría, pero, de nuevo, dijo que había logrado todo lo que necesitaba. Sin embargo, todavía quedaban asuntos pendientes: el vencedor entre Usyk y Joshua sin duda estaría esperando para enfrentarlo en una pelea para convertirse en el primer campeón mundial indiscutible de peso pesado desde que comenzó la era de los cuatro cinturones en 2004. Eso siempre fue tentador para Fury, quien todavía se considera el mejor de la división. Pero su postura, públicamente, siguió siendo la misma.

Durante la misma entrevista posterior a la pelea, Fury trajo al campeón de UFC Francis Ngannou al ring e impulsó una pelea entre los dos.

"Antes de irnos, quiero traer a Francis Ngannou", dijo Fury en esa entrevista. "Soy campeón de peso pesado de boxeo. Él es campeón de peso pesado de UFC... Será una pelea muy especial, como nunca antes se había visto en la historia de nuestro deporte.

"Va a ser una pelea explosiva cuando suceda".

De repente, todos los fanáticos comenzaron a hacerse una pregunta similar: ¿Fury realmente había tenido suficiente en el deporte?


20 de julio: Fury se ofrece a pelear gratis contra Joshua

Mientras está "retirado", Fury envía un desafío a Joshua diciendo que peleará con él gratis si eso es lo que se necesita.

"Así es como se da la pelea. Firmaré el contrato hoy", dijo Fury, de 33 años, en su Instagram. "La pelea tiene que ser gratis. La televisión abierta y todas las entradas son gratis. No se ganará dinero con esta pelea histórica entre británicos si sucede. Están los términos, estoy en el asiento del conductor, tómalo o déjalo. La pelota está en tu cancha, muchachos... De cualquier manera, me importa un c...".


10 de agosto: Fury anuncia trilogía con Derek Chisora

Fury conoce a su audiencia quizás más que cualquier otro peleador de su generación. Sabe qué botones presionar y las vías para entregar su mensaje. Se ha convertido en una persona que llama con cierta frecuencia a la red de radio deportiva británica TalkSport. Una de sus primeras llamadas llegó en abril cuando "confirmó" su decisión de retirarse del deporte, esa vez razonando que no le quedaba nada por lograr.

"He ganado todos los cinturones del mundo que hay para ganar", dijo Fury. "He ganado todos los cinturones que hay para ganar en el deporte y estoy saliendo sano, en una pieza e invicto".

Sin embargo, el 10 de agosto, Fury anunció que volvería al boxeo y planeaba enfrentarse a Chisora, un veterano peleador británico de 38 años a quien Fury ya había derrotado dos veces en 2011 y 2014.

"Decidí volver al boxeo porque puedo ser el primer campeón de peso pesado en la historia en tener dos trilogías, una con Deontay Wilder, una segunda con Derek Chisora", escribió Fury en Twitter.


12 de agosto: Fury regresa al retiro

Todo fue tan breve. El 12 de febrero, el presidente del CMB, Mauricio Sulaiman, tuiteó para decir que acababa de hablar con Fury y confirmó su retiro, incluso organizando planes para un evento de despedida.

"Acabo de terminar una conmovedora videoconferencia con Tyson Fury, quien ha confirmado su retiro oficial del boxeo", escribió Sulaimán. "Apoyamos totalmente su decisión, que es un sueño para cualquiera retirarse invicto y como campeón mundial del CMB. El boxeo del CMB preparará pronto un evento especial de despedida".

Sin embargo, no renunció al cinturón del CMB. Lo más cerca que estuvo fue dos días después cuando dejó vacante el cinturón de la revista Ring, aunque luego le dijo a Seconds Out que solo lo hizo para dejar que otros peleen por él.


20 de agosto: Usyk derrota a Joshua en la revancha

Sentado en una habitación tranquila con una docena de reporteros alrededor de una mesa circular en el Hotel Park Lane, el promotor de Matchroom Boxing, Eddie Hearn, no se anduvo con rodeos cuando habló sobre los planes de Joshua en caso de que le quitara los títulos a Usyk en su revancha.

"Si ganamos, pelearemos contra Fury", dijo Hearn. Resultó que estaba equivocado. Mas o menos.

Usyk no solo superó a Joshua en otra exhibición impresionante de su habilidad, sino que también retó a Fury en el ring después de la pelea.

"Estoy seguro de que Tyson Fury aún no se ha retirado", dijo Usyk en el ring. "Estoy seguro. Estoy convencido de que quiere pelear conmigo. Quiero pelear con él. Y si no peleo con Tyson Fury, no pelearé en absoluto".

Mientras tanto, Fury se lo tomó con calma. Primero, dijo que no estaba interesado. Pero eso no era cierto. En junio, había dicho que solo saldría de su retiro en una pelea de unificación con Usyk, pero dijo que los informes de una bolsa de £ 200 millones no le interesarían. Hablando con TalkSport, Fury dijo que le tomaría "medio billi" (la jerga de Gypsy King por la asombrosa cantidad de £ 500 millones) para que él tomara la pelea. Era una charla ridícula, pero el mensaje era claro: estaría preparado para pelear contra Usyk. Desde entonces, su postura pública se ha suavizado lentamente, hasta el punto de que la pelea parece inevitable.


2 de septiembre: Usyk pone pelea unificatoria en espera

El secreto peor guardado en el boxeo se hizo evidente pronto: Fury no estaba realmente retirado.

Usyk ha seguido sin ocultar que el peso pesado británico sería su próxima pelea, una de las más grandes en la historia del boxeo y la pelea más grande de su carrera. El ganador sería consagrado como el mejor de su generación, con poco margen para argumentar lo contrario. Sin embargo, eso es todo lo que quedaría en espera.

Usyk dijo en septiembre que todavía está muy interesado en Fury, es una de las tres peleas que quedan en su lista de deseos antes de retirarse, pero dijo que sufre de "viejos traumas".

"Quiero el título del CMB", dijo a los periodistas en una conferencia de prensa en Kyiv el 2 de septiembre. "Aunque a muchos en el mundo del boxeo les gustaría esta pelea, no sabemos qué tiene Tyson en la cabeza. Todos saben que este es un tipo muy loco".

Usyk dijo que los promotores estaban trabajando en la pelea, pero dejaron en claro que no volvería a pelear este año.

"Pelear contra Tyson Fury en diciembre es imposible", agregó Usyk. "Por dos razones. Primero, tengo viejas lesiones que necesitan ser tratadas. Ellas se dieron a conocer. La recuperación llevará un par de meses.

"Segundo, simplemente no quiero boxear en diciembre. No he dejado el gimnasio en medio año, quiero estar con mis hijos, mi familia, hay ciertas cosas que hacer en casa. El boxeo puede esperar un poco. El próximo año, creo que sucederá".


5 de septiembre: Fury desafía públicamente a Joshua

Fury enfureció a la comunidad boxística británica cuando lanzó un desafío público a Joshua el 5 de septiembre, diciendo que le gustaría darle a su compatriota la "oportunidad" de pelear con él en diciembre. Es una pelea de la que se ha hablado durante media década, y que casi se hizo el año pasado antes de que un fallo judicial obligara a Fury a pelear contra Wilder por tercera vez.

"Vienes de una pelea de 12 asaltos, así que estás en forma, estás listo. Te aviso con unos meses de anticipación", dijo Fury.

Joshua respondió para decir que Fury tenía razón: estaba listo y dijo que debería contactar a su equipo para llegar a un acuerdo.


13 de septiembre: Joshua acepta el desafío de Fury

El equipo de gestión de Joshua dijo en un comunicado que había aceptado "todos los términos" para la pelea, que incluían una división de ingresos del 60-40% a favor de Fury. Quedaron obstáculos, como llegar a un acuerdo televisivo difícil de hacer: Fury está alineado con ESPN en los Estados Unidos y BT Sport en el Reino Unido; Joshua está con DAZN.


26 de sptiembre: Expira la fecha límite que había dado Fury a Joshua para finalizar el acuerdo de pelea

Fury pasó septiembre haciendo los repetidos desafíos a Joshua, instándolo a sentarse a la mesa y llegar a un acuerdo. El campamento de Joshua sostuvo que estaban aceptando términos, pero la pelea aún estaba lejos. Todo esto llegó a un punto crítico el 26 de septiembre, fecha límite, establecida por Fury, para cerrar el acuerdo.

Cuando eso llegó y pasó, lo canceló y desde entonces ha instado a Joshua a firmar un contrato, a pesar de que el jefe de boxeo de Matchroom, Eddie Hearn, calificó la fecha límite de Fury como "poco realista".

Fury dijo: "Bueno, muchachos, es oficial. El día D llegó y se fue. Ya pasaron las 5 en punto del lunes. No se ha firmado ningún contrato".

Hearn no fue tan categórico y dijo que aún podría haber un acuerdo.

"Hoy hubo varias llamadas positivas entre promotores y compañías de televisión que están trabajando arduamente para finalizar la pelea", dijo Hearn a ESPN. "No se ha hablado de una fecha límite entre las partes, pero estamos avanzando al ritmo para tratar de cerrar el trato".

Fury dijo que pelearía contra el contendiente marginal, el alemán Manuel Charr, si la pelea de Joshua no se materializaba, pero inmediatamente se retractó de su palabra y continuó atacando a Joshua.

Sin embargo, los conocedores del boxeo estaban convencidos de que la pelea siempre parecía poco probable: demasiados obstáculos y poco tiempo.


29 de septiembre - 8 de octubre: Fury recibe llamadas de Joe Joyce y Andy Ruiz Jr.

El reloj estaba corriendo. Fury publicó una foto de sí mismo con su equipo titulada "Día 1 del campamento" mientras se preparaba para una pelea en diciembre, pero a quién enfrentaría era un misterio. El mes pasado Fury fue llamado por dos: Joyce --medallista de plata olímpica en Río 2016 que causó conmoción con una impresionante victoria por nocaut sobre Joseph Parker el 24 de septiembre -- y el excampeón Ruiz, quien ganó por decisión unánime el 4 de septiembre a Luis Ortiz. Fury pospuso ambos hasta al menos el próximo año, con Ruiz apuntando a convertirse en el retador obligatorio de Fury si vence a Deontay Wilder en una posible eliminatoria por el título del CMB.

Al final, Fury se quedó con opciones más fáciles. No continuó las conversaciones con Charr, a pesar de que el peso pesado alemán se enojó por el repentino cambio de sentido cuando instó a Fury a "aceptar mi desafío, estoy listo para ti, hombre. Sin excusas".

Sin embargo, la excusa de Fury es que ya no está libre en diciembre.


11 de octubre: Fury finaliza el trato con Chisora

Fury insinuó en abril y, a pesar de todas sus distracciones, lo reveló a principios de este mes. ESPN informó el 11 de octubre que Fury estaba finalizando un trato con Chisora para hacer otra defensa de su cinturón del CMB. Se enfrentará a Chisora por tercera vez el 3 de diciembre, y el promotor de Fury, Frank Warren, dijo que tienen la intención de pelear contra Usyk en febrero.

La pelea carece de todo el drama y la intriga de un enfrentamiento entre Fury y Joshua, que ahora parece estar muy lejos una vez más.


20 de octubre: Fury confirma trilogía con Chisora

Fury y Chisora se enfrentarán en el Tottenham Hotspur Stadium de Londres el 3 de diciembre. La pelea será por el título mundial del CMB de Fury y se transmitirá en los EE. UU. en ESPN+.

Si me da un puñetazo, un gran golpe, me noquean", dijo Fury durante la conferencia de prensa del jueves en Londres para anunciar la pelea".

Chisora estuvo de acuerdo y dijo: "Física y mentalmente, quiero venir y tomarlo. No lo quiero, quiero quitárselo físicamente".

Fury y Chisora se enfrentaron por primera vez en 2011, con una decisión unánimeen la Arena de Wembley de Londres para The Gypsy King. Ambos peleadores tenían marca de 14-0 en ese momento. Se encontraron nuevamente en 2014, una victoria por nocaut técnico en el octavo asalto para Fury en el ExCel Arena de Londres.