<
>

Ecuador brilla con buen fútbol en las Eliminatorias, pero quién frotó la lámpara y sacó al genio

play
Andrés Marocco: "Si Queiroz no se va por su cuenta, lo tienen que sacar" (2:37)

El panelista de Balón Dividido apuntó contra el entrenador portugués de la Selección Colombia y dio a Osorio, Rueda, Lorenzo y Pochettino como candidatos a sustituirlo. (2:37)

La selección ecuatoriana estaba muy golpeada de los últimos resultados por la no clasificación al último Mundial, por la crisis dirigencial, por los cambios de directores técnicos y por la pandemia

El técnico argentino Gustavo Alfaro, contratado un mes antes del debut de Ecuador en la eliminatoria del Mundial de Catar 2022, ha reconstruido la ilusión de un equipo en plena crisis y, como si frotara una lámpara mágica, parece haber sacado el genio que lleva dentro el futbolista ecuatoriano.

Con únicamente dos entrenamientos completos, Alfaro abrió expediente con un primer enfrentamiento con Argentina el pasado 13 de octubre, en la que su nuevo equipo cayó por la mínima diferencia pero al que terminó arrinconando en su campo.

Pero desde aquel encuentro en Buenos Aires, Ecuador ha hecho brillar su talento goleando 4-2 a Uruguay, ganando por 2-3 de visitante a Bolivia, y apabullando por 6-1 a Colombia.

"Vendaval tricolor", "Goleada inédita de la Tri sobre los cafeteros", "Ecuador apabulla a Colombia", "Buen fútbol y espectáculo", "Trece goles en tres partidos", son algunos de los titulares que en las últimas horas hacen el pasillo a un entrenador que llegó a trompicones, y después de que el cacareado "proyecto Cordón-Cruyff" se diera de bruces con el parón de la pandemia.

Y con sangre latinoamericana, en apenas dos meses, Alfaro ha inundado de confianza a cada jugador ecuatoriano, le ha asegurado credibilidad y valía, y parece haber terminado de convencerle de sus condiciones innatas, que estaban sumergidas desde hacía años en los entramados institucionales y paradigmas de un fútbol cada vez mas competitivo.

"La selección ecuatoriana estaba muy golpeada de los últimos resultados por la no clasificación al último Mundial, por la crisis dirigencial, por los cambios de directores técnicos y por la pandemia", explicó a Efe el comentarista Alfonso Laso, del canal Teleamazonas.

Y consideró que, ante esa difícil coyuntura, Alfaro "se ha manejado con mucho sentido común", combinando "jóvenes", "experimentados", y "otros en la mitad de sus carreras buscando ganarse el puesto".

Y es que no se fue al extremo de convocar sólo a jugadores con rodaje futbolístico, ni agrupar únicamente a los ganadores del histórico Campeonato Sudamericano sub-20 del año pasado en Chile y luego medallistas de bronce en el Mundial de Polonia 2019.

Terminó haciendo una mezcla a priori perfecta en medio de la expectativa, las dudas, los temores y la ansiedad nacional que, tras tres clasificaciones a los Mundiales (2002, 2006 y 2014), saborearon la amarga eliminación en la fase previa para Rusia 2018 luego de un excelente arranque con cuatro triunfos consecutivos.

Tras el brillante partido del martes contra Colombia, Alfaro fue preguntado precisamente por ese paralelismo, y respondió que la "humildad" debe prevalecer porque "todavía nos faltan cosas": "Nos falta madurez, tiempo, trabajo, serenidad, concentración y lucidez para tomar las decisiones exactas en determinados momentos".

Un ancla a tierra en medio de la euforia de ganar a un vecino que siempre se le ha hecho cuesta arriba a la Tri.

Y es que ni el más grande soñador u optimista de los ecuatorianos imaginó que en dos meses Alfaro iba a dar forma a una idea futbolística que calzó como anillo al dedo de la selección.

Los secretos que parece haber redescubierto son la velocidad, potencia física, resistencia y altas dosis de técnica del jugador ecuatoriano, cualidades con las que ha sorprendido en más de una jugada, dejando a sus atacantes frente al portero rival en apenas tres toques profundos.